Nadie ama lo que no conoce… Nadie se identifica con lo que no conoce… No existe pertenencia ni patriotismo hacia lo desconocido… Nadie puede administrar un país que no conoce… Conocer, para administrar… Conocer para amar, amar para conservar, conservar para prosperar… Estas frases resumen y justifican el rol de la investigación científica como política de estado para cualquier país. Si no enseñamos el país donde vivimos, no lo conoceremos. Si no conocemos el país, no podemos administrarlo sosteniblemente, ni conservarlo, ni amarlo, ni identificarnos con él. Para cambiar lo anterior el principal insumo entonces, es el conocimiento, y este surge de la Investigación científica y se socializa con la comunicación científica, académica y social y sus principales productos las publicaciones. La investigación científica no es un lujo de países ricos es una necesidad de países pobres… La riqueza, la prosperidad, el desarrollo sostenible, son productos de la investigación científica transducida a la sociedad y sus problemas en una educación genuina. Porque una educación que no libera a la sociedad de las condiciones que la oprimen, entonces no sirve para nada. Richard 2004

domingo, 6 de marzo de 2011

Autoría y derechos de autor… Su respeto y las repercusiones en el contexto educativo desde la epistemología de “Predicar con el ejemplo”

Cuando una persona incurre en plagio adquiere, por un instante, el prestigio y el mérito del plagiado y en forma imperecedera... el estigma del plagiador...

E. Richard, 2003

El plagio y demás formas de apropiación de la producción intelectual son enfermedades mortales del ambiente académico y lo peor es que luego y desde allí, se dispersan como tumores malignos dentro de la sociedad entera...

E. Richard, 2003

Si el precepto universal de la docencia es el de formar seres humanos íntegros, el docente debe ser necesariamente íntegro. Nadie puede transversalizar lo que no posee...

E. Richard, 2003

Cuando alguien antepone sus propias limitaciones como patrón de referencia, antepone su mediocridad manifiesta hacia la sociedad en su conjunto.

E. Richard, 2003


La educación es la función más enaltecedora del ser humano, una función que entraña alto riesgo y responsabilidad social...

E. Richard, 2004


El principio de la educación es predicar con el ejemplo.

Anne Robert Jacques Turgot

Hace unos días, en el marco de un postgrado en Educación Superior dictado a al gremio de los Maestros Rurales, un maestro se me acercó, me obsequió una revista que ellos producían con un carácter auto formativo y de neto corte “revolucionario” con la expresa solicitud de que la lea, la critique y proporcione propuestas de mejoramiento. Bien, comencemos desde el principio. La verdad es que la revista, tras leerla de punta a punta, me cayó como una total indigestión ¿Por qué? Veamos

Una revista que se autodenomina revolucionaria tiene que, en primer lugar, ser creíble tanto como revista como su cuerpo editorial y colaboradores. Por aquella enseñanza bíblica de “predicar con el ejemplo”. La credibilidad es el principal insumo para cambiar actitudes y pensamientos y esto es la base de una revolución. Sin embargo y como le dije al colega que me dio la revista ese mismo día, no se puede predicar con el ejemplo, no se puede educar y mucho menos hacer una revolución educativa desde la incoherencia y la falta de ética. ¿Cuál preguntó? Bueno le dije, para empezar, la foto de la contratapa no tiene autor y resulta que es tan pequeño el mundo que le has venido a dar la revista con la foto plagiada ni más ni menos que a su propio autor. Me miró despavorido y sólo atinó a decirme que no sabía, que fue involuntario y una sarta de justificaciones que sólo pretendían justificar lo injustificable. Lo paré y le dije: Mirá, existe un principio doctrinario legal universal según el cual la ignorancia no justifica ninguna acción, así que no te ampares en ella. Segundo, la Ley 1322 de Derechos de Autor de Bolivia indica que usar material ajeno sin autorización es un delito. Por lo tanto, pretender educar desde el delito es una falacia y por supuesto, poco creíble. De allí a pretender hacer una revolución educativa desde esta prédica es otra falacia. Debemos aprender y aprehender a respetar los derechos de autor, porque la costumbre ampliamente extendida de tomar fotos, frases, textos, etc. de otros autores y firmarlas como propias sólo promueve el egoísmo del conocimiento y la situación actual en la que nadie quiere escribir porque luego otros colegas usan el material como propio. Respetar para ser respetado, predicar con el ejemplo…



Portada de la revista invocada en el texto

Página de la revista invocada en el texto. En recuadro rojo la imagen plagiada. La flecha en el texto indica la alusión discriminadora. 


La foto original de donde fue tomada la anterior. Por motivos aqui expuestos me reservo la información espacial, temporal y técnica de la misma que forma parte de una serie de ttres fotografías.

Pero bueno, eso no es todo. ¿Cómo? ¿Hay más? Por supuesto, mucho más…

En al menos dos artículos de la revista se invoca a la Constitución del Estado Plurinacional de Bolivia (Art 14) y a la Ley 045 Anti-discriminación, pero más allá de lo que diga la constitución y la Ley 045, tengo que alegar que epistemológicamente la discriminación étnica es en todos los sentidos. ¿Qué quiero decir? Que la revista lo plantea como que la discriminación es del blanco al Aymara, pero también es lo opuesto. Como dije en notas anteriores (http://catedraenriquerichard.blogspot.com/2010/11/la-discriminacion-es-un-problema.html , la discriminación es un problema educativo antes que legal, por lo tanto no podemos educar en la no discriminación desde la propia discriminación con frases como “seguimos viviendo colonizados por la casta blancoide” (Sic) que dicho sea de paso además de ser una frase claramente discriminadora y junto a otras xenófobas y despectivas; es además incoherente con la propia filosofía de la revista que incluye fotos del Che Guevara (Dr. Ernesto Guevara de la Serna) en todas sus páginas y cuyo rostro además, es el logo OFICIAL del gremio de maestros rurales. Obviamente la incoherencia surge de hablar de xenofobia y discriminación al “blancoide” (Sic) y usar fotos del Che como logo y referente. Personaje que, por si no los saben, era “blancoide” y extranjero (Un argentino ejemplar que predicaba con el ejemplo siempre y que fuera traicionado y asesinado en Bolivia lo cual desde mi humilde punto de vista considero que no hay ningún motivo de orgullo en ello)… Lo mismo sucede con el uso de frases de Fidel Castro como referente, ya que éste último, además de cubano (Extranjero) es también, como Carlos Marx (También invocado) en el lenguaje de la revista “blancoide”, como lo soy yo.

Por otro lado, la misma revista, carece de bibliografía, siguiendo las crecientes politicas de profesores y académicos (Incluso de postgrado). La tendencia en aumento de hacer apuntes sin bibliografía y sin invocar autores algunos, no sólo es una falta de ética sin nombre, sino que además se perjudica notablemente a los estudiantes al privarlos de conocer los nombres de los referentes en las distintas áreas del conocimiento y pensamiento académico y científico. Misma omisión que se observa incluso en las presentaciones de los docentes en (C) MS Power Point...
En conclusión, una revista cuyo leitmotiv es “Desde las aulas, para la transformación de la educación” que habla permanentemente de “acción revolucionaria”, debe ser creíble y para ello debe necesariamente predicar con el ejemplo. No se puede hacer una revolución educativa, hablando de discriminación discriminando, y mucho menos educar violando los derechos de autor de otros colegas. Para educar en valores es necesario tenerlos primero, nadie puede transversalizar los conocimientos valores y actitudes que no se poseen. La educación debe ser coherente, esa es la relación que existe entre prédica y ejemplo… Debemos respetar para ser respetados en todos nuestros derechos…



Los invito al cambio, al respeto, a predicar con el ejemplo para ser creíbles…


Hecho en Bolivia
Por latinoamericanos...
Para la Patria Grande, Latinoamérica...






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada